Consejos para limpiar los vidrios y cristales de tu hogar

Limpiar los cristales de ventanas, puertas, mamparas de baño, espejos, cerramientos en terrazas y otros vidrios de nuestro hogar no parece una tarea que suela conllevar mucha dificultad; pero lograr un resultado perfecto sin dejar ninguna marca sí que es todo un desafío.

Siguiendo nuestros consejos conseguirás que los vidrios y cristales de tu hogar queden impecables.

  • No utilices mucho jabón. No hay nada mejor que abundante espuma para dejar los cristales llenos de marcas. Si vas a usar una solución jabonosa, añade una cantidad mínima de jabón al agua. Si además utilizas agua tibia en lugar de agua fría obtendrás mejores resultados.
  • El vinagre es un buen aliado para tus ventanas y espejos. En el caso de que los vidrios no queden limpios utilizando únicamente agua y jabón podemos utilizar vinagre blanco, que además de eliminar la suciedad aporta brillo al cristal. La proporción correcta es una parte de vinagre y una de agua tibia.
  • Limpia de arriba hacia abajo. Hay que comenzar la limpieza de los cristales, especialmente los que están muy sucios, por la parte superior y continuar hacia abajo. De esta forma evitamos que el agua gotee sobre las superficies del vidrio que ya están limpias.
  • Aprovecha los días nublados para limpiar los cristales de ventanas y cerramientos exteriores. Las soluciones limpiadoras deben estar un tiempo en contacto con el vidrio para despegar la suciedad. En días muy soleados el limpiador puede evaporarse antes de tiempo dejando marcas sobre el cristal.
  • No utilices toallas de papel para secar cristales ya que dejan pelusa y marcas en el vidrio. Lo recomendable es utilizar una bayeta de microfibra, una escobilla de goma, o incluso una camiseta vieja de algodón. También Puedes utilizar papel de periódico para pulir el cristal. Con el papel de periódico puedes frotar tranquilamente el vidrio sin temor a que se raye la superficie. Utiliza un periódico viejo para que la tinta no manche el cristal, además deja una capa protectora que hace que el cristal sea más resistente a la suciedad.
  • Mantenimiento regular. Para que los cristales y vidrios de nuestra casa permanezcan limpios es necesario limpiarlos en profundidad de forma periódica. Si dejas pasar mucho tiempo hasta limpiar de nuevo se acumulará más suciedad en el cristal y te resultará más complicado dejarlos relucientes y brillantes. En el caso de ventanales o cerramientos de grandes dimensiones o de difícil acceso quizás sea recomendable contar con los servicios de una empresa de limpieza.

Sigue nuestros consejos para la limpieza de los cristales y vidrios de tu hogar y te quedarán brillantes y relucientes.

Ir arriba