Condensación en las ventanas: 4 soluciones

Ahora sí, el frío y la lluvia están aquí y con ellos esas incómodas humedades por toda la casa. La humedad se presenta de diferentes formas y una de ellas es la condensación en nuestras ventanas. Y tú te preguntarás ¿Qué es la condensación exactamente? Pues sigue leyendo que hoy te lo explicamos y te damos 4 soluciones para evitarla.

¿Qué es la condensación?

Es un fenómeno que siempre ocurre en invierno, cuando la temperatura interior y exterior es muy diferente y además aumenta el nivel del agua o humedad. Así, al producirse el contacto entre las frías temperaturas del exterior con los elementos de las ventanas, tiende a aparecer la condensación. Esto se presenta en forma de agua en la ventana, como si hubiéramos rociado el cristal con agua.

¿Cómo podemos solucionar la condensación?

La condensación suele aparecer siempre, aunque podemos evitarla si sigues los siguientes consejos:

  • Por las noches es mejor que cierres las persianas, así aislarás al vidrio de las frías temperaturas del exterior y evitarás que tus ventanas amanezcan mojadas.
  • Por las mañanas abre las ventanas y ventila toda la casa, así la humedad no hará acto de presencia y evitarás esas condensaciones.
  • Si usas calefacción, lo más recomendable es usarla siempre a una temperatura baja, sin abusar de un calor excesivo, así calentaremos la estancia y evitaremos que nuestras ventanas se condensen.
  • Si todo esto no soluciona la humedad, el problema puede estar en las ventanas, así que si tus ventanas son de mala calidad tendrás más condensación. Por tanto, una buena solución es hacerte con unas ventanas nuevas de buena calidad. Preferiblemente si son de metal y con unos vidrios con un buen aislamiento térmico.

Ya sabes qué hacer en caso de que tus ventanas “lloren”, ahora está en tu mano ponerle solución al problema.