Mamparas de ducha o cortinas, ¿cómo decoro mi baño?

Los cuartos de baño son una de las estancias más cuidadas de nuestros hogares y su decoración tiende a ser más práctica que en otras, pero ¿cómo decoro mi baño con mampara de ducha o cortinas? Cada posibilidad tiene sus ventajas e inconvenientes y debes escoger no solo por su comodidad sino también por otros motivos que te relatamos a continuación.

Las mamparas, ya sean de ducha o de bañera, son un elemento más fijo que las cortinas pero ¿cuáles son sus ventajas?

Ventajas Mamparas de baño

  1. Higiénicas. La gran mayoría están fabricadas con un material anti-hongos que harán de su limpieza y mantenimiento una tarea mucho más fácil y mantendrá la higiene de la misma.
  2. Claridad. Al estar fabricadas en cristal permiten mayor claridad en el cuarto de baño, dotándolo de la sensación de ser mucho más amplio que si tuviese una cortina más opaca.
  3. Diseño. Son modernas y podemos decorarlas como creamos conveniente, desde vinilos, pegatinas o un cristal de color.

Inconvenientes de las mamparas de baño

  1. Precio. Son más caras que las cortinas de ducha, pero su durabilidad es mucho mayor.
  2. Instalación profesional. Confía en profesionales para la instalación de tu mampara de baño porque si no te arriesgas a que ésta no sea segura, además de poder tener pérdidas de agua mientras te aseas.

Respecto a las cortinas de baño, muchos son sus detractores y muchos los que apuestan por ella sin dudarlo. Ventajas e inconvenientes que te harán decidir cuál es la mejor opción para tu hogar.

Ventajas cortinas de baño

  1. Económicas. Son más baratas que las mamparas de ducha/bañera y depende de su material y diseño el aumento o bajada de precio.
  2. Variedad. De todos los colores, formas, diseños y dibujos que nos imaginemos. Las cortinas de baño te dan opción a cambiarla cada vez que lo necesites, o quieras, sin tener que preocuparte por un gran desembolso de dinero.

Inconvenientes cortinas de baño

  1. Higiene. Si no se limpian a menudo, suelen ser menos higiénicas que las mamparas de baño. Hay que extremar el cuidado de las mismas.
  2. Pérdidas. Su uso puede provocar que el agua se salga mientras nos aseamos, ya sea ducha o baño.
  3. Duración. Al ser de materiales más blandos, son menos duraderas que las mamparas de baño.

Una vez expuestos los inconvenientes y ventajas de ambas opciones, ¿Con cuál te quedas? Ten en cuenta, por tu seguridad, que las mamparas de baño requieren de una instalación por parte de profesionales.

Ir arriba
Abrir chat